Sylvester Comprehensive Cancer Center

Las células de cáncer también sufren la enfermedad de Alzheimer

10.17.2016

Un estudio publicado por investigadores del Sylvester Comprehensive Cancer Center de University of Miami Miller School of Medicine describe que ciertas proteínas que juegan un papel en la progresión y la metástasis del cáncer son almacenadas como cuerpos amiloides en células de cáncer latentes. Una vez los cuerpos amiloides se disgregan, las células de cáncer se reactivan. Estos descubrimientos fueron publicados en la revista Developmental Cell.

Se sabe que los cuerpos amiloides juegan un papel en el desarrollo de las enfermedades neurológicas, tales como Alzheimer y Parkinson, pero su contribución a la progresión del cáncer ha sido en gran medida desconocida. Este descubrimiento apunta hacia un nuevo camino en el tratamiento de distintos tipos de cánceres mediante la aplicación del conocimiento obtenido desde la neurociencia hasta la biología de tumores.

“El estado amiloide de la organización de la proteína está típicamente asociado a neuropatías debilitantes del ser humano y que raramente ha sido observado en la fisiología,” dijo el Dr. Stephen Lee, director del Tumor Biology Program en Sylvester, profesor de bioquímica y biología molecular en Miller School, y autor correspondiente del estudio. “Sin embargo, hemos descubierto que un gran número de proteínas queda almacenado como cuerpos amiloides en las células de cáncer latentes. La trayectoria de las proteínas chaperonas de choque térmico puede disgregar los cuerpos amiloides y hacer que las células latentes de cáncer se conviertan en células de cáncer activas y progresen”.

El equipo de investigadores descubrió que el ARN no codificante intergénico ribosomal regula el proceso de formación de amiloides en las células de cáncer, convirtiéndolo en el objetivo para el descubrimiento y el desarrollo de medicamentos. “Si podemos evitar que los cuerpos amiloides se disgreguen en las células de cáncer, tenemos la esperanza entonces de que permanezcan latentes de forma indefinida,” puntualizó Dr. Lee. “Además, tal vez sea posible convertir las células de cáncer activas en latentes, alentándolas a almacenar las proteínas como cuerpos amiloides”.
La amiloidogénesis permite que las células permanezcan viables durante períodos prolongados de estrés extracelular, realzando la naturaleza no tóxica y protectora del proceso, no solo en las células de cáncer.

“Siguiendo esta estrategia, no necesariamente eliminaríamos el cuerpo de células de cáncer, sino que las mantendríamos latentes – apagadas, si se quiere – y no permitiríamos que se reactivaran de nuevo,” afirmó Dr. Lee. “Me siento optimista que esto pueda ser una manera novedosa de tratar el cáncer. Ya existen fármacos en el mercado, y otros que están sometidos a estudio, cuyo objetivo es el ARN no codificante intergénico ribosomal así como el trayecto de las proteínas chaperonas de choque térmico.”

Esta investigación fue posible gracias a subsidios de National Institute of General Medical Sciences (R01GM115342) y el National Cancer Institute (R01CA200676) de National Institutes of Health, Sylvester Comprehensive Cancer Center, y de Canadian Institutes of Health Research.

E-mail a Friend